La máquina del tiempo es un artilugio históricamente ambicionado por el ser humano. Entras en ella, le das a un botón y apareces en otra época.

Sevilla la disfruta desde hace ocho siglos, sólo que su gente, con ADN milenario, no presume de ello. Cómo si no describir esa extraordinaria experiencia de estar a los pies del 2015, año de la terminación de la llamada Torre Sevilla o Torre Pelli, en honor a su arquitecto, la mayor altura arquitectónica de Andalucía, y deslizarse a través de las quietas aguas del río Guadalquivir (el al-wadi al-kabir de los árabes) hasta 1220, año de construcción de la Torre del Oro, uno de los iconos de la ciudad. Ese viaje por el río, la cremallera que une y separa el barrio más famoso, Triana, del centro urbano, permite al turista admirar una parte de la Sevilla más auténtica.

Ahí es nada contemplar los escenarios de lo que en su día fue el Puerto de Indias, centro neurálgico del comercio con las tierras descubiertas por Cristóbal Colón y el resto de los conquistadores; solazarse con el bellísimo puente de Isabel II (llamado por el sevillano de Triana), que junta lo que las aguas divide; recrearse con la hermosura de la famosa calle Betis o contemplar el Paseo Colón en uno de cuyos márgenes surge brava y altiva la Plaza de Toros; descubrir dónde comer de forma espléndida en los restaurante de sus riberas o tomar una copa en alguno de los clubes que escoltan el río; sentir fluir, en fin, la sangre de la ciudad por su principal arteria.

Un lujo al alcance de pocos.

Related Posts

  • 87
    La máquina del tiempo es un artilugio históricamente ambicionado por el ser humano. Entras en ella, le das a un botón y apareces en otra época.Sevilla la disfruta desde hace ocho siglos, sólo que su gente, con ADN milenario, no presume de ello.
    Tags: de, noticia
  • 31
    Una estancia en Sevilla quedaría incompleta sin una visita a uno de los templos de la Tauromaquia Mundial, la Plaza de Toros de la Maestranza, ubicada en el Paseo de Colón, una de las avenidas más hermosas de Sevilla y la asistencia a una corrida. La llamada Fiesta de los…
    Tags: de